lunes, 9 de enero de 2012

¿SIRVIÓ DE ALGO SACARLOS Y ENREJAR LA PLAZA?



Con dolor, peleas, insultos y divisiones se realizó. Ahora, nos preguntamos ¿sirvió de algo?.

Se arreglará la plaza Uruguaya, pero hemos perdido los ciudadanos la capacidad de vivir actuando libremente sin verjas que nos obliguen.

¿Y los indígenas?. Mucho me temo que, de un modo o de otro, algunos estén de vuelta pronto.

Una solución real para ellos tiene que resolver muchas incógnitas. Carecemos de una política global para nuestros compañeros indígenas, a pesar de tener una de las Constituciones más avanzadas en este tema.



En la plaza vivían indígenas de varias etnias. La tierra que deseaban era, suponemos, de una de ellas. ¿Vivirán en paz los otros con ellos o tendrán que comenzar de nuevo una nueva búsqueda de tierras?.

¿Esta tierra que piden tiene bosques, es inundable?. ¿Dónde está, de quien es? ¿Es exagerado la plata que exige su dueño?. A los ciudadanos que los apoyamos nos interesa tener una objetiva información. Como dice el P. Meliá “para los indígenas no se compra la tierra. Si es la suya simplemente hay que devolvérsela”.

De todo corazón deseo para ellos todo bien y que la experiencia no tan buena de la plaza Uruguaya les sea el comienzo de un Bien Vivir.

Y vuelvo al tema del año. ¿Por qué no convertimos un inútil año electoral en un año de trabajo para la Reforma Agraria Integral, urgente y necesaria, en la que entran en un puesto principal todos los aborígenes del Paraguay?.

No queremos que en las promesas falsas de sus campañas nos digan que apoyarán la Reforma Agraria. Porque luego, nada harán. Comencémosla ahora y que el Gobierno que venga se vea obligado como política de estado de hacerla crecer y avanzar.

De este modo los que la queremos, sabremos por sus obras a quienes tenemos que elegir y a quienes no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada