lunes, 30 de enero de 2012

EL PREMIO D E LA VERGÜENZA A BARCLAYS Y A VALE

El periodista Sergio Ferrari nos comunica que “el Premio del Ojo Público sobre Davos” ha dado este año el Premio de la Vergüenza a dos empresas multinacionales desde Suiza, según la decisión d e un Jurado Internacional y d e una consulta mundial por Internet.

“La Banca británica BARCLAYS realiza enormes beneficios aprovechándose de las poblaciones más pobres, especulando con el alza del precio de las materias primas alimentarias. Solamente en el segundo semestre del 2.010, 44 millones d e personas de todo el mundo se encontraron en una situación de extrema pobreza a partir de su especulación de los alimentos”

“La VALE , brasileña, es el segundo grupo minero y el primer productor de hierro del mundo. Sus 60 años de historia han estado marcados por la violación de los derechos humanos, por las condiciones inaceptables vividas por sus trabajadores y por la sobre explotación de la naturaleza. Dicha empresa brasileña participa actualmente en la construcción de la represa Belo Monte en la Amazonía.

La realización de dicho proyecto va a obligar a 40.000 personas abandonar sus lugares de vida sin ningún tipo de consulta previa y sin recibir ningún tipo de compensación. El dicha región, el 805 de los ríos serán desviados por el dique en construcción inundando una enorme superficie con consecuencias desastrosas para las poblaciones indígenas y el ecosistema”.

Ambas condenas exigen que se impongan reglas para que ambas multinacionales asuman sus responsabilidades sociales y ambientales.

Dos notas son de destacar positivamente en esta nota. La actitud humana y ambientalista del periodista Sergio Ferrari, siempre al tanto de cuanta noticia puede ayudar para seguir avanzando en este mundo nuevo , que es posible y necesario.

También la sensibilidad helvética para creativamente concienciar, desde un país geográficamente pequeño, a los ciudadanos modernos en un momento de tanta presión económica por la crisis mundial.

Ojalá ambas cualidades fueran imitadas e n nuestro Paraguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada