viernes, 16 de diciembre de 2011

NO ES BUENA NOTICIA PARA TODOS

En un País como el nuestro con una diferencia social de las mayores de América Latina, el título de este artículo es más que evidente. Por supuesto que este título deja tranquilos y no les inmuta a los que tienen el poder económico concebido como acumulación de bienes, sin importarles la suerte de los demás. Pero, también, puede causar cierto inquietud a los que con bienes materiales, quieren servir a Dios y pareciera que el título los deja fuera.

Descaradamente Jesús se pone al servicio y del lado de los que tienen hambre, no tienen trabajo, son humillados socialmente. Y dice que son los preferidos de Dios.

Para los enriquecidos sin conciencia estos no es ninguna buena noticia, porque a ellos no les importa. Su dios es la plata.

Actitud de los cristianos en relación con ellos:, oponernos a este modo de ver el mundo y hacerlo sin miedo al sistema que ellos mismos han creado para ser los dueños de todo. El sistema capitalista neoliberal nada tiene que ver con lo que Jesús predicó. Y, aunque no les importe, hay decírselo en su rostro.

Otra cosa son los enriquecidos honestos. Y noto que el insistir en que los pobres son los preferidos de Dios, les crea a estos una cierta inquietud. Se sienten como excluidos. Pero, en la mente de Jesús, debieran de sentirse no excluidos sino empujados a tomar una decisión solidaria.

Ya que tienen ese poder económico honrado deben de emplearlo al servicio d e los pobres. Antes se hacía con la limosna, pero eso ya no basta. Hay que enseñarles a pescar para que ellos mismos encuentren trabajo. Y un aspecto nuevo: hay que favorecer los gobiernos que decididamente se ponen a favor de los empobrecidos.

Algo importante: un rico con conciencia social cristiana, debe producir y dar las mayores oportunidades de vida a los más pobres. Y mientras lo hace, su modo de vivir, personal y familiar, no puede ser tan diferente de los que menos tienen. Será el testimonio vivo de que está con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada