viernes, 2 de diciembre de 2011

NECESITAMOS POLITICOS NUEVOS

Hemos pasado un mes luchando contra un Presupuesto d e la Nación inconcebible, y ya no basta la exclamación de que “¡Se vayan y no vuelvan más¡”. La clase política es necesaria. Son servidores necesarios para llevar a cabo lo que el Pueblo necesita. Lo urgente es buscar otro tipo de estos empleados públicos que están en la cumbre del Poder para servirnos.

En varias ocasiones he defendido de que tienen que ser gente nueva. La corrupción y la mediocridad han echado raíces que son difíciles de extirpar. Y estas personas nuevas, mujeres y hombres, ciertamente existen, sólo que hay que descubrirlas.

El nuevo político tiene que romper la burbuja donde acostumbran a meterse y ponerse a vivir cerca del Pueblo. Solamente sintiendo sus penas y alegrías y siendo parte de ellas podrá comprender a fondo qué es lo que tendrá que hacer.

Tiene que ser un servidor contratado por unos años, pocos es mejor, para servir. No para hacer carrera de su ejercicio del poder y mucho menos para convertirlo en un modo de vivir que no se acaba. Estos “eternos” servidores, de servidores no tienen nada. Son unos aprovechados.

Y, también, otras cualidades más difíciles como el saber prever lo que va a venir en un mundo que va de crisis en crisis (financiera, energética, alimentaría, tecnológica, geopolítica etc..). Los políticos actuales no nos representan porque no saben o no pueden cumplir el rol que les ha dado la sociedad: conducirla con acierto”.

Y sobre todo, dominar la economía del país y no dejar que ésta le domine. Y no es nada fácil. En palabras de Ignacio Ramonet, “la velocidad de la economía es hoy la del relámpago mientras que la velocidad de la política es la del caracol”.

Cuidado, que todavía muchos creen que el mejor político para el 2.013 es el que tenga más plata para invertir en su campaña y comprar votos. ¡Pobre Paraguay, si esto fuera verdad¡.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada