jueves, 3 de noviembre de 2011

RECUPERAR LA AUTORIDAD PEDAGOGICA

Pregunté a un profesor sobre qué era lo que más necesitaba el Ministerio de Educación y la respuesta fue el título de este escrito.

Le insistí en que me explicara el por qué de esta respuesta. Y comenzó a hablarme de los “padrinos”. De la influencia que tienen en los diversos niveles de la educación la influencia d e personas ajenas al Ministerio que gozan de poder político en dar trabajo, conceder cargos académicos, o tapar faltas de asistencia e inclusive ocultar a verdaderos planilleros.

Estos padrinos en la más alta escala son gobernadores, diputados, senadores, jefes de partidos regionales o nacionales, sindicatos, que amparan a sus familiares, amigos o correligionarios.

En la alta mafia que conocemos de otros países el “padrino” era uno, y si eran varios se mataban entre sí para quedar los menos posibles. En el Paraguay los padrinos abundan. Por eso, aunque sean pequeños en poder, dificultan a Ministerios como el de Educación que tiene gran número de empleados.

Y el resultado es el quebrantamiento de la autoridad pedagógica. Cuesta hacer reuniones, es difícil poner orden, apenas se cumplen las directrices que vienen del MEC. Siempre habrá un padrino que ayudará a quebrantar lo decidido.

Cuando se lucha por el aumento justo del salario docente, habría también que purificar este asunto de los “padrinos”. Son una lacra en la Educación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada