lunes, 21 de noviembre de 2011

NECESARIO EL IMPUESTO A LAS TIERRAS

En Uruguay la cámara de Diputados aprobó un impuesto a la tierra para todas las propiedades superiores a las dos mil hectáreas. Con ello se quiere evitar la concentración de mucha tierra en pocas manos.

Las tierras entre dos mil y cinco mil hectáreas pagarán 8 dólares por cada una. Entre cinco mil y 10 mil hectáreas, pagarán 12 dólares. Y para las superiores a 10 mil, 16 dólares.

Esto será modificado por el índice Coneat, que tiene en cuenta la calidad del suelo. Un ejemplo: tres mil hectáreas de suelo malo no pagarían, pero dos mil 500 hectáreas con suelo bueno, si pagarán.

Con ello sacarán de impuestos 60.000 dólares al año, que serían destinados a rutas en el interior.

Con un presupuesto inflado, como el se está aprobando en el Paraguay, hay que poner ya un impuesto a la tierra en nuestro país. Añadiendo un detalle: que se grave más o menos de acuerdo a los puestos de empleo que dé la explotación de esas hectáreas. El cultivo de la soja en grandes extensiones y mecanizadamente, apenas si emplea a uno o dos trabajadores.

Y que nadie se queje. Diputados y senadores paraguayos hicieron un presupuesto exorbitante y de algún sitio ha de salir la plata. Que salga de los que más tierra tienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada