jueves, 15 de septiembre de 2011

ENTENDER LA MUERTE COMO PARTE DE LA VIDA

Edito una noticia que me llega de España.

“NN.NN se muere en un hospital.. Tiene 91 años, tiene un derrame cerebral, y se le ha retirado, por deseo de su hijo, la sonda nasogástrica en cumplimiento de la Ley de Muerte Digna. Lo lógico hubiera sido que NN.NN. hubiera abandonado este mundo en paz. . Pero por desgracia se ha montado alrededor de su muerte un debate crispado, absurdo, moralizante en los MCS.. Y así le estamos arrebatando la dignidad que deseaba”.

¿Qué nos ocurre con la muerte? ¿Tan extraño nos parece que con más de 90 años una mujer se nos muera? ¿Pretendemos tenerla sondada, en coma vegetativo, encamada, sólo para que nuestras convicciones sobre la vida y la muerte tengan sentido? Es una locura. Se que el debate está abierto en la sociedad. Se que el debate está abierto en la Iglesia.

Lo lógico hubiera sido dejarla morir en paz. Acompañar a sus familiares. Entender la muerte como parte de la vida. Serenar. Mirar al cielo con mucha esperanza. Crecer nuestra FE en un Dios que nos espera como Padre.

Por mi parte: todo mi apoyo para la familia de NN.NN como creyente, como ciudadano, como ser humano. Y el deseo de que no se vuelvan a repetir estos lamentables espectáculos de los MCS sobre el lecho de un moribundo o moribunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada