martes, 16 de agosto de 2011

UNA INSTITUCION, CADA DÍA, MÁS CUESTIONADA.



En tiempos de la dictadura se llamaba Junta Electoral, carente de toda credibilidad. Dependía de los caprichos del dictador.

Después de 1989 se creó el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) y se puso una gran confianza en esta Institución. Ella iba a ser quien formaría y encaminaría democráticamente a una ciudadanía políticamente atrasada.

Han pasado más de 20 años y los hombres y mujeres escombros desde la política han podido más que las buenas intenciones sobre ella.

Da plata a los partidos políticos, pero se emplea ésta en todo menos en la formación de la ciudadanía. Se ha convertido en el refugio de los mayores planilleros. Son tantos que apenas si hay oficinas para cobijarlos y no tienen nada que hacer. Y, cuando llega el tiempo de trabajo, de nada sirven., A pesar de tatos vigilantes se siguen comprando votos en tiempos de elecciones impunemente.

Y los titulares de los diarios son evidentes por sí solos: “El Estado gasta casi 800.000 por cada nuevo inscrito en el padrón”. Oviedo exige al TSJE cupos por D.3.350 millones mensuales” “TSJE estudia aumentar cupo para legisladores”. “Unace y ANR roban cupos de contratados en la Justicia Electoral” etc…

El TSJE cada día pierde más credibilidad, ¿qué podemos hacer para frenar este descalabro en una institución que comenzó despertando tantas esperanzas?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada