martes, 23 de agosto de 2011

EL IMPUESTO MALDITO



Así ha sido llamado el alto impuesto del Gobierno argentino a la venta en bruto de la soja. ¿Resultado? Con este impuesto y otros semejantes, la pobreza en el país hermano ha bajado del 45% al 11%.

¿Qué ocurriría si algo similar se hiciera a los sojeros paraguayos?. Démosle a la imaginación, ¿qué dirían algunos MCS?.

Nos ayudaría, sin embargo, a que pasáramos de países sojeros a países que dan a la soja un valor agregado, con lo que habrían más puestos de trabajo.

Sin embargo, una muestra de lo nefasto del Mercado: en bruto la soja entra sin pagar impuesto en los países de compra y con su valor agregado en materias elaboradas de la soja, si lo pagarían. Con lo que indirectamente nos están obligando a que seamos como los antiguos países bananeros. Condenados a exportar siempre sólo materias primas.


Ojalá este “impuesto maldito” se implantara en el Paraguay. El Dr. Dionisio Borda, Ministro de Hacienda, lo ha dicho con claridad: “El Paraguay no puede seguir siendo prácticamente un paraíso fiscal”.

Algo similar habría que hacer con el impuesto a la tierra. Además, porque siendo municipal y pequeño , hay municipios que ni se toman el trabajo de cobrarlo a sus correligionarios. Pero, sus intendentes hacen cola para exigir se les den royalties de Itaipú. ¡Cosas de la vida¡

La riqueza del Paraguay hay que distribuirla mediante impuestos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada