martes, 30 de agosto de 2011

CAIMOS EN LA TRAMPA QUE NOS PREPARAMOS



Recientemente hubieron disturbios sociales en Inglaterra. El gobierno tituló a los saqueos como pura delincuencia de la izquierda y actuó con la fuerza. Su sorpresa fue grande cuando descubrieron que esos saqueos nada tenían de protesta izquierdista contra el consumismo. Eran precisamente porque no podían ser consumistas.

Un verdadero circulo vicioso. Sin consumir, no se compra y las empresas van a la quiebra. Dicen que para evitarlo hay que producir y para eso se necesitan los recursos de la naturaleza, que ya son escasos y no se pueden reponer. Si paramos de extraer, producir, vender, y consumir no hay crecimiento económico sino el caos del desempleo. Con el desempleo no hay salarios y viene el caos social explosivo por no poder consumir.



Una trampa de locos que nosotros mismos nos hemos fabricado. ¿Salida de ella?

“Lo contrario del consumo no es el “no consumo”. Es un nuevo acuerdo entre un consumo solidario y frugal y los límites que nos pone la naturaleza. Es el “modo sostenible de vida” de la Carta de la Tierra. El “vivir bien” de las culturas indígenas. ( Leonardo Boff)

El ser humano en el poco tiempo que lleva en su evolución no está hecho para desaparecer ya. Sino para dar con osadía cambios radicales para sobrevivir. Nos estamos jugando nuestra existencia y el poder vivir de los que vienen detrás de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada