miércoles, 22 de junio de 2011

NO TENEMOS DERECHO A ESTAFAR EL FUTURO

En lenguaje del Pueblo “estafar” es dar “gato por liebre”. Es prometer algo y darle luego lo contrario.

Es la triste historia de los mensús. La Industrial Paraguay y otras empresas les presentaban, a aquellos restos humanos d e la guerra grande, un porvenir si se iban con ellas a trabajar varios años. Todo bonito hasta que firmaban el contrato. Después a empujones y palos los llevaban a las haciendas de los yerbales o del tanino y comenzaba sus vía crucis. Además, el contrato no era por años sino de por vida. Y si se escapaban, la justicia de entonces daba el derecho a sus amos de perseguirlos, castigarlo o de matarlos.

Ahora ya se prepara lo mismo, pero con métodos más refinados. Y la empresa es el partido político. Se tiene plata para comprar al Pueblo. Solamente es necesario engañarlo con discursos, promesas y abrazos desde su color político. Y no importas el dolor que esto provoque. Y pareciera que nunca hemos aprendido.

En las municipales necesitábamos un intendente para Asunción que fuera emprendedor, activo, un verdadero estadista, que preparara la ciudad, la limpiara, le borrara las pintadas y nos entusiasmara para vivir el Bicentenario con fervor patriótico, disfrutando y con alegría. Nada de esto ha logrado. ¿Qué es lo que votamos, entonces, en las municipales?

¿Ocurrirá lo mismo en el 2.013?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada