lunes, 6 de junio de 2011

EL PENÚLTIMO GENOCIDA DETENIDO


(Desde España), No digo el último porque todavía existe una docena de ellos que la policía aún no ha detenido.

Se llama Ratko Mladic. Un general serbo bosnio al que se le atribuye el genocidio de 8.000 musulmanes en Srebenica. En concreto ordenó a sus tropas atacar núcleos urbanos bosnios, matando, violando y llenando de pavor a sus habitantes. Destrozó todo, no quedando sino ruinas. Y nunca ni él ni sus soldados han recibido castigo. Le seguían la pista, pero no se habían atrevido a tomarlo preso hasta ahora.

Todo lo anterior, con terribles escenas de muertes, está grabado por las televisiones de todo el mundo que seguían la guerra de los Balcanes.

Única causa de tanto sufrimiento: el ser musulmán y bosnio en un territorio serbio ortodoxo, cuyas gobernantes decretaron la “limpieza étnica”.

La detención de Ratko Mladic ha despertado reacciones muy diversas. Alegría en las familias de las víctimas, aunque se quejan de que la “detención del genocida haya llegado muy tarde”. En el bando contrario se han manifestado jóvenes serbios con el grito “Ahora detienen a los valientes y a los mejores”.

Estos días le toca al Tribunal Internacional de La Haya iniciar su juicio. Muchos piensan que no deben de quedar impunes los batallones de ucranianos y holandeses de las Naciones Unidas testigos del genocidio y que nada hicieron por impedirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada