miércoles, 2 de febrero de 2011

SUEÑOS INCUMPLIDOS


Conocí el año 1996 a un joven que estaba haciendo su servicio militar en el batallón escolta del 2 al 3 de febrero. A media noche le dieron un puesto de guardia en el patio. “Sentí explosiones con luces, me dijo, y me alegré pensando que eran fuegos artificiales por San Blas”. Más tarde le explotaría un proyectil a su lado. Le destrozó un riñón y le dañó el otro. Aquello le iba a atormentar durante 7 años hasta que murió poco después de haberlo conocido.

Cuento esta anécdota porque es como un símbolo del sueño incumplido de la transición paraguaya.

Los largos sueños de libertad que miles de paraguayos tuvimos durante los 35 años de dictadura, un día de 1.989 se manifestaron con alegría públicamente.


Pero, en los años posteriores, hombres del dictador siguieron ocupando puestos en el poder. Más tarde serían sustituidos por otros hombres y mujeres del partido. Lo mismo, pero con otra modalidad. Libertad de expresión pero en la corrupción. Libertad disminuida en la que se favorecía a algunos con trabajo, para con prebendas y clientelismo seguir manteniéndose en el poder.

Transición que se afirmó en positivo con aquello de que “Dictadura nunca más” del Marzo Paraguayo de 1999. Y que comenzó el proceso de una primavera en el 2.008.

Los sueños todavía siguen incumplidos, pero seguimos soñando, con más intensidad que nunca, después de 22 años. “No queremos volver al pasado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada