lunes, 14 de febrero de 2011

APRENDAMOS A SOÑAR DESPIERTOS


Todos tenemos la experiencia de haber tenido mientras dormíamos grandes sueños, alegres o desesperantes. Al despertar, nos asombramos cuando el recuerdo de estos sueños desaparece de pronto. Y, por supuesto, no influían para nada en nuestra conducta.

Esto se repite en la vida real de muchas personas y no precisamente en horas de la noche sino a pleno sol del medio día.

Me estoy refiriendo a los que viven con conciencia dormida o, al menos, ingenua. Tenemos los ojos como cerrados a la realidad de la vida. Sin conocer sus causas, y mucho menos las consecuencias de lo que sufrimos y los medios para salir de este estado. Se nos da información y ayudas, pero el estado en que estamos hace que nada de esto nos interese, ni se nos quede, ni sepamos interpretarlo. Pronto pasará al olvido.


La causa es el sistema el que nos domina y atontece y así no hay manera de unirnos ni de lograr el Cambio. Mucho me temo que dos terceras partes de los paraguayos y paraguayas estemos así.

Por eso es necesario que aprendamos a soñar despiertos.

Y eso significa conocer la realidad, saber sus causas y abrirse al futuro sin miedo. Y esta concienciación es una de las primeras tareas que tenemos para lograr vivir en el Paraguay que queremos. Es un aprender a soñar, pero con conciencia despierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada