viernes, 15 de octubre de 2010

DOS NOTICIAS: UNA BUENA, LA OTRA MALA


La buena, muy buena, ha sido el rescate de los 33 mineros en Chile. Un prodigio de técnica y colaboración humana. Un triunfo que ha unido al Pueblo del País hermano. Ellos han vivido lo que Paraguay vivió con la albirroja, pero no en un juego sino en una acción de la que dependían muchas vidas humanas. Enhorabuena y nos dieron un ejemplo de decisión y solidaridad.

La mala, muy mala, es el haber comprobado lo que tantas veces hemos denunciado del maltrato en las comisarías. Ningún juez, puede decretar dañar a patadas a un muchacho de 16 años esposado, como lo hizo un simple suboficial segundo. Nuestras denuncias siempre las rechazaron. Este video ha sido el mejor testigo gráfico.


Espero que ahora no se dediquen a buscar quien lo tomó para tomar venganza. Es la hora de asimilar el mal hecho y de ir purificando el cuerpo policial. Soy el primero en reconocer que existen compañeros policías muy buenos. Pero, existen demasiados que deben de ser castigados y suspendidos definitivamente.

En Chile 33 familias de mineros están celebrando la gran alegría de tenerlos en casa. Era emocionante el ver los rostros de sus hijos y familiares cuando uno a uno iban llegando a superficie desde 621 metros de profundidad.

En Paraguay andamos avergonzados y tristes de que impunemente se de este maltrato policial y el que haya tardado tanto tiempo el tenerse una prueba pública de este repetido abuso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada