jueves, 16 de septiembre de 2010

SAN ISIDRO DEL JEJUI

Es una de las mejores historias de las Ligas Agrarias. Es también una de las deudas históricas más grandes. Dos extremos que nos llenan de alegría y de vergüenza.

Varias familias de las Ligas Agrarias Cristianas en tiempos de la dictadura compraron unas tierras en el departamento de San Pedro a orillas del río Jejuí. Y comenzaron la gran aventura cristiana y social con tanto éxito que Stroessner decidió acabar con ella. A las 4 de la madrugada del 8 de febrero de 1975 fue asaltada por los militares y policías, tomados presos, hiriendo al P. Maciel, robándoles las tierras, que luego serían vendidas a nuevos dueños, que ahora siembran soja. Y los verdaderos, los campesinos de las Ligas, tuvieron que dispersarse por el Paraguay con prohibición de acercarse a la zona.


Hace dos años la Justicia les restituyó esas tierras robadas y tuve la suerte de celebrarlo con ellos.

Pero, pasa el tiempo y el Indert no les transfiere aun las 230 hectáreas pagadas por los campesinos. Los considera “héroes y defensores de la libertad”. Pero poco se hace. Se da como excusa “una medida cautelar” que ya cesó. Se habla de “la sobrecarga de trabajo”. Se dice que “hay que superar barreras”. Pero, nada pasa.

El proceso del cambio no debe empantanarse. Con muchos conciudadanos queremos ya estar presentes en la entrega real de estas tierras de San Isidro del Jejuí a sus legítimos dueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada