viernes, 4 de junio de 2010

UNA TÁCTICA EQUIVOCADA


Cada vez que nos enteramos que apresan un cargamento de droga, muchos en el Bañado Sur nos alegramos, pero sonreímos con tristeza. “Eso está muy bien, pero aquí no se nota. La venta por la calle del crack sigue aumentando y nuestra juventud se sigue destrozando”.

Por eso, me alegré cuando Miguel Chaparro, Director de Operaciones de la Secretaría Nacional Antidrogas declaró a Ultima Hora “Se maneja una idea equivocada sobre el tráfico de droga, ya que se presta más atención a los grandes narcotraficantes, dejando de lado a los pequeños distribuidores”.

Al ciudadano común le roban para conseguir los 5.000 que cuesta esa pepa de crack que durará en sus efectos un minuto. Luego, el drogadicto sentirá la necesidad de robar otra vez y otra y otra y esta será la vida para este enfermo que no parará de robar para consumir crack. Al final, si algún día quiere curarse no encontrará un centro donde lo reciban, porque no existen.


La ciudadanía ya está cansada de soportar las consecuencias y comienza a organizarse para responder.

Pero recordemos que esta actitud antidrogas frenando a los narcos no es sino la segunda solución. La primera y más importante es el empleo para que el joven no tenga que drogarse para evadir el no tener futuro.

Repetimos: no basta disminuir la oferta, es necesario que la demanda disminuya con trabajo digno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada