miércoles, 30 de junio de 2010

LA ALEGRÍA COLECTIVA


Fue una victoria trabajada y sufrida porque a nosotros nadie nos regala nada. Nuestro Pueblo ha tenido colectivamente otra alegría y como decía un locutor “a disfrutar de las pocas alegrías que tenemos”.

Ha sido un juego solamente, pero nos ha dado una gran enseñanza. Cuando todos juntos y unidos queremos algo, lo podemos conseguir.

Esta es la hora de que nos preguntemos por qué nos dividimos más y más, cuando la alegría de vivir con mayor felicidad la tenemos al alcance si nos unimos.

Cuando escribo esto veo la televisión que nos muestra la calle Palma rebosante de paraguayos y paraguayas. Allí, el 90% es juventud, mayoría en todo el Paraguay. ¿Por qué la estamos privando de tener un futuro porque egoístamente los políticos escatiman mutuamente ese mínimo de cohesión que se necesita para tener gobernabilidad?. ¿Por qué esta misma juventud que hoy tomó las calles Asunción, no exige ya que muchos adultos con poder, y que son un impedimento al progreso, den un paso al costado?.


Y, ahora, el juego de la Copa Mundial continúa. Ya somos de los ocho mejores equipos de fútbol del mundo. Podemos llegar a ser de los cuatro primeros. Y más.

Pero, no nos contentamos con esto. Queremos pasar de un juego a la Vida. En el Paraguay podemos ser más felices todavía si limpiamos la casa de escombros y unidos nos esforzamos en refundar nuestra Nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada