jueves, 3 de junio de 2010

EN LA SEMANA NACIONAL DEL EMIGRANTE


Por ley 2.749 del año 2.005 se estableció esta Semana para tratar el problema paraguayo y mundial de la emigración. Semana para recordar a nuestros familiares y amigos que marcharon a tierras lejanas. Para acoger a los que decidieron venirse a vivir entre nosotros. Y también para defender los derechos de todos ellos.

Hemos de conseguir el voto de nuestros emigrantes. Ellos representan una ayuda más equitativa que recibimos como Pueblo por su extensión y en una cantidad que se acerca a todos los ingresos de la soja. Sin embargo es una injusticia (antes el dictador les tenía miedo a los que expulsaba o tenían que huir) que ellos no puedan votar en la elecciones generales.

Hemos de simplificar los requisitos que se convierten en burocráticos para que personas de otras nacionalidades pueden venirse a vivir entre nosotros. Solamente así nos harán caso en otros países cuando pedimos lo mismo para los nuestros.


Hemos de estar atentos para esas emigraciones engañosas de nuestras mujeres y chicas paraguayas que acaban en algo muy distinto de lo que se les prometió.

Hemos de mejorar los servicios de nuestras embajadas y consulado para con nuestros conciudadanos emigrantes. En algunos países autoridades y ciudadanos de otros países los tratan mejor que las autoridades nuestras en el extranjero.

Finalmente hemos de defendernos ante las leyes discriminatorias actualmente antiemigrantes en Europa Unida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada