martes, 22 de junio de 2010

EL FÚTBOL NO ES EL RUBY


Ambos deportes tienen sus propias características y, ciertamente, ambos deportes son para gentes fuertes. Pero no conviene confundirlos porque cada uno tiene sus reglas.

En la Copa del Mundo en Sud Africa ya estamos cansados de ver patadas, agarrones, tirarlo al suelo, levantar peligrosamente la botas, sujetarlo por la cintura o el cuello., pisarlo , entrarle por detrás, ponerle zancadillas, saltar levantando los codos y así golpearle la cabeza, clavarle los tacos en la pierna etc.. etc… Todo esto se exacerba en los saques de esquina o cuando se acercan al arco contrario y no hay arbitro que pueda frenarlo. Y una cosa es desplazar al otro con el cuerpo y otra que valga todo y se quiera ganar el partido de fútbol “a como sea”.


Todo esto trae muchos males. Es poner en riesgo la integridad de un ser humano que no es un esclavo gladiador romano empleado para entretener con su crueldad, aunque él salga destrozado también un día.

Pierde su sentido de juego y se contagia a los mejores jugadores, convirtiendo al fútbol en una batalla campal.

Exalta en la práctica la violencia y dan un pésimo ejemplo a la juventud.

Es una pena que el deporte rey haya caído en mano de negociantes. Antes de la Copa Mundial, denunciamos el patrocinio de marcas de bebidas con alcohol. Durante la Copa Mundial, estamos cansados de su violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada