jueves, 4 de marzo de 2010

YA ESTAMOS DIVIDIDOS

En tiempos de la colonia cuando un Padre Roque de Santacruz predicaba contra los encomenderos de indios, la sociedad colonial no lo miraba bien y lo acusaban de dividirla. Lo mismo en Haití cuando sus compañeros jesuitas ayudaban a los africanos esclavos a huir a la selva. Y por dividir a la colonia, según decían los amos, estuvieron exiliados por 223 años.

Hoy ocurre lo mismo. Si urgimos la reforma agraria integral, estamos dividiendo al Paraguay. Si nos oponemos a una Franja Costera sin sentido social, dicen que estamos dividiendo a los asuncenos. Si defendemos el Impuesto a la Renta Personal, estamos dividiendo a los ricos de los pobres.
El régimen colonial de antes y el capitalismo de ahora, en todas sus formas más modernas, son los que dividieron a la sociedad en pocos que tenían mucho y en muchos que tenían poco. Y si cada día “sobran” más empobrecidos en el mundo no es por su mala suerte sino por efecto directo o colateral del neoliberalismo.

Por favor, seamos consecuentes. Si las riquezas de una nación tienen un límite, cuando querramos hacer una sociedad más equitativa, necesariamente los que más tienen se verán obligados a renunciar a parte de su poder económico.

Y esto no es dividir sino unirnos más todos. Y esta unión equitativa es la única que nos hará a todos crecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada