viernes, 26 de marzo de 2010

¿VALIÓ LA PENA EL MARZO PARAGUAYO?


Es la pregunta que más veces me han hecho. Y vuelvo a repetir la respuesta: “Sí valió la pena”. Y lo afirmo con el orgullo de haber estado viviendo durante casi una semana al lado de esos miles de paraguayos y paraguayas en la Plaza. ¡Verdaderos héroes civiles!.

Esto no quita que sienta tristeza por dos razones.

Fue demasiado el precio que tuvimos que pagar. Mucho dolor para los asesinados, los heridos y sus familiares. El personaje al que le molestaba lo de “Dictadura nunca más”, no tuvo humanidad y él y sus seguidores cercanos recurrieron a todo con tal de conseguir su ambición política. Y siento también tristeza de que fuera liberado por la politiquería de un presidente que estaba ya al borde de su fracaso electoral y de que siga impunemente siendo protagonista en nuestra vida política con los mismos tientes de fascismo.




Siento tristeza porque los políticos del partido colorado, se aprovecharon, después del Marzo Paraguayo y negaron con sus obras los ideales por los que luchamos juntos una semana. Todavía estoy esperando que alguno de ellos nos pida perdón por esta traición. Y conste que no fueron solamente de este partido los que nos traicionaron.

Decididamente el Marzo Paraguayo valió la pena y es un hito importante en el camino hacia el Cambio para lograr para nuestros hijos el Paraguay que queremos. ¡Ikatu kuri, Ikatu jevyta!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada