martes, 9 de marzo de 2010

PONER TÉRMINO A LA HIPOCRESÍA


En el país que más restricciones pone a recibir inmigrantes en toda Europa ha ocurrido un hecho notable.

Con 93 votos a favor y 83 en contra, la Cámara de Diputados de Suiza ha aprobado el derecho que tienen todos los hijos de los emigrantes para acceder a los estudios profesionales.

Como remarcaba un diario suizo “Se ha puesto término a la hipocresía”. Hasta ahora al terminar sus estudios básicos que son obligatorios en ese país, el joven extranjero encontraba todas las puertas cerradas si sus padres no tenían residencia legalizada.
El periodista Sergio Ferrari, al que le agradezco esta noticia, añade que ahora tiene el Congreso que decir la palabra definitiva. Y parece que no va a ser nada fácil. “Philippe Leuba, representante de un partido de derecha y miembro del ejecutivo cantonal de Vaud, recordaba en las últimas horas, públicamente, que por “por el momento la ley federal no ha cambiado. Y que esta debe de aplicarse sin privilegios.”. Anticipando, como le es habitual, manos dura contra los emigrantes”.

Y termina Sergio Ferrari, “El paso hacia delante dado por la Cámara de Diputados helvética, no sólo abre una esperanza sino también actualiza un tema relegado. Sin embargo, la reivindicación fundamental de los “sin papeles” en Suiza y en el resto de Europa y del mundo- es la regularización colectiva”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada