viernes, 5 de febrero de 2010

¿QUÉ HICIMOS EN ESOS DIEZ Y NUEVE AÑOS?

Ciertamente seguir soñando mucho. Pero, también perder mucho tiempo.

Ya sabemos el objetivo de quienes dieron el golpe de estado del día de San Blas. El viejo dictador estaba decrépito para los grandes negocios del contrabando de droga, que ellos pretendían. Y querían sustituirlo en la jefatura suprema.

Y junto a este, otro objetivo larvado que nunca se atrevieron a confesar, pero que les preocupaba. Cada vez el Pueblo paraguayo aparecía más fuerte y organizado. Si era el Pueblo el que daba el golpe de gracia al dictador, los del día de San Blas iban a ser enviados con Stroessner al exilio.
Por eso la verdadera transición comenzó el 20 de abril del 2.008. Lo anterior de diez y nueve años fue un perder el tiempo con gobernantes del partido que ayudó a Stroessner.

Por supuesto que salvamos de esta pérdida esporádicos aciertos y dos gestas contra un mismo personaje, que tuvieron como protagonistas a la juventud: los carapintadas de 1996 y el Marzo Paraguayo de 1999.

Ciertamente en los primeros diez y nueve años siguientes al fin de la dictadura, perdimos el tiempo. Y en los dos años que llevamos de transición hacia el Cambio estamos “comenzando” solamente. La maldita herencia de corrupción del viejo dictador anida todavía en parte del Parlamento y de la Justicia o surge en otros cuando menos uno lo piensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada