viernes, 19 de febrero de 2010

LA AMAZONÍA TAMBIÉN ES NUESTRA


Y no lo digo con el concepto capitalista de propiedad privada. La Amazonía es patrimonio de la Humanidad, confiada al país hermano
del Brasil para bien de todos de la que todos nos tenemos que ocupar, ahora ,que nunca los cuervos de la economía tienen los ojos en ella.

Sobresalen las grandes compañías multinacionales madereras, farmacéuticas, sojeras, ganaderas de América del Norte y Europa. Y los efectos de ello no han tardado en llegar. La Amazonía tiene una extensión de cinco millones de kilómetros cuadrados. De ellos 800.000 ya han sido talados para sembrar soja, algodón, arroz y ahora biodiesel. ¿Cómo impedir que esto siga aumentando?
La ley establece obligatorio que en las propiedades rurales de la Amazonía se reserve el 80% de la tierra sin ninguna actividad agrícola u otra. Actualmente los defensores del agro negocio en la Cámara de representantes, quieren reducir “la reserva legal” solamente al 50%.

Y, de hecho se están tomando diversas medidas con las que no todos están de acuerdo. Por ejemplo dejar de construir tres hidroeléctricas, una en Belo Horizonte dos en el río Xingú. Tampoco se ha dado licencia para pavimentar una auotovía de 1.800 kilómetros desde Santare (Pará) hasta Cuiabá (Mato Grosso).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada