miércoles, 24 de febrero de 2010

EN EL AGRICULTOR ESTÁ NUESTRO FUTURO. EN EL PRODUCTOR, SU NEGOCIO


Me lo contó un campesino en radio Fe y Alegría.

Ser productor es sólo una parte de la agricultura. La tiene el campesino que labra la tierra y la tiene el agro exportador. La diferencia está en que el agro exportador está solamente para producir y se olvida de otros fines que den sentido a su producción, aparte del de ganar plata. Por eso tala los árboles, mete agro tóxicos y no se preocupa que esa tierra, un día no muy lejano, se convierta en desierto. Cuando esto ocurra se irá a otra parte para hacer lo mismo. Y algo peor: no se preocupa en darle valor agregado a lo que cultiva, con lo que crearía fábricas y puestos de trabajo.

Ser agricultor es otra cosa. Es identificarse con la tierra para sacarle provecho sin dañarla. Es sentirse la despensa de su familia y unidos con otros la despensa del país. Y aunque no tenga tierra suficiente ni caminos a todo tiempo para llevar sus frutos ni mercados donde colocarlos, el agricultor es consciente de ser protagonista de la soberanía alimentaria del Pueblo. Por eso, hasta que no pase hambre se va a quedar en su tierra y pelea para que haya fábricas donde se elaboren sus productos. Y de este modo sus muchos hijos tendrán futuro.

Si esto es así, ¿por qué no tenemos ya para los agricultores la Reforma Agraria Integral?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada