jueves, 25 de febrero de 2010

COARTADAS PARA OLVIDAR LA POBREZA

La pobreza generalizada es uno de los males del Paraguay. Unos luchamos para que desaparezca. Otros, prefieren inventar modos de olvidarse de ella para que nada cambie.

Hablemos de estos últimos.

La primera excusa contra la pobreza es convertirla en un problema individual. Se dice los pobres son indolentes, que existen niños en las calles por culpa de sus padres o que no trabajan porque no quieren.



La segunda, es el famoso cuento de la paciencia. “Los pobres son demasiado acelerados “. Su solución es estar tranquilos. El tiempo todo lo cura. Esto lo dicen los que comen cuatro veces al día.

La tercera es desprestigiar las políticas sociales. Dicen que primero ha de crecer la economía y luego se incrementarán los gastos de salud. La Organización Mundial de la Salud demuestra todo lo contrario. Salieron de la pobreza aquellos países donde se invirtió primero en la salud. Y con ciudadanos sanos, fuertes y bien formados, entonces fue cuando el país creció.

La cuarta excusa es la peor. Después de años y años de vivir en la pobreza tanto los ricos como los pobres nos insensibilizamos.y perdimos una de las cosas más importantes en el ser humano “la capacidad de indignación”.

La pobreza del Paraguay no existe ni es por mala suerte, ni por desidia y tiene causas concretas y nombres concretos de ladrones nacionales. No los volvamos más a votar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada