martes, 5 de enero de 2010

QUEREMOS IMPUESTOS MÁS JUSTOS


Ha comenzado el año y el tan siempre anunciado y postergado Impuesto a la Renta Personal llama a la puerta. Propiamente un año s e la abrimos a cambio de que bajara del 30% al 10% el Impuesto a la Renta de las Empresas. Esto se logró, pero al poco tiempo el IRP era , otra vez, frenado hasta el próximo primero de enero.

Un Estado como el nuestro necesita que se cobren todos los impuestos necesarios para salir a flote. Primero, porque tenemos una presión impositiva muy baja. En segundo lujar porque en el Paraguay se insiste como base de la tributación, en el cobro al Impuesto al Valor Agregado (IVA) que es el más injusto de todos los impuestos. A la mayoría pobre le equivale a un 7,5% de lo que gana mientras que a la minoría adinerada solamente representa el 1,9 % de ello.

Otro impuesto injusto que me preocupa, pero en el extremo contrario, es el que paga el 2,6% de los propietarios agrícolas que tienen el 85% de tierras cultivables y que sólo contribuyen con un irrisorio 0,1% al total de ingresos del Estado.

Es necesaria ya una reforma fiscal.

Además, cuidado con una confusión. Se habla de redistribución de las riquezas, y pregunto: ¿es que alguna vez estas se distribuyeron entre el pueblo del Paraguay?. Por eso hablemos con corrección cuando comencemos a distribuirlas.

Otro impuesto injusto que me preocupa, pero en el extremo contrario, es el que paga el 2,6% de los propietarios agrícolas que tienen el 85% de tierras cultivables y que sólo contribuyen con un irrisorio 0,1% al total de ingresos del Estado.

Es necesaria ya una reforma fiscal.

Además, cuidado con una confusión. Se habla de redistribución de las riquezas, y pregunto: ¿es que alguna vez estas se distribuyeron entre el pueblo del Paraguay?. Por eso hablemos con corrección cuando comencemos a distribuirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada