lunes, 18 de enero de 2010

LA ALEGRÍA VOLVIÓ A LA FAMILIA ZAVALA




Y con ella a todos los paraguayos y paraguayas que queremos construir otro Paraguay mejor.

Sin secuestros, asesinatos, asaltos ni robos. Sin chicanas, ni una justicia que se vende y compra. Sin un Parlamento que defiende sus intereses y no los del país. Sin un Pueblo que se vende por 3 kilos de carne o un 50.000 en las elecciones. Sin eso que llaman patria sojera, patria ganadera, patria campesina, patria estudiantil, patria empresarial, sino una Patria que abarque a todos sin discriminaciones.

Con valores como la equidad. Con solidaridad, con honestidad y con una seriedad en las profesiones que nos coloque entre los primeros países de América Latina. Con una educación al alcance de todos como lo es la salud. Con un Ejecutivo que se rodee de los mejores hombres y mujeres del Paraguay, que sea firme en la ejecución de sus determinaciones.
La vuelta a casa de Fidel Zavala nos dice que aun las cosas más difíciles se pueden lograr. Y entre ésta, está una Reforma Agraria que será para bien de todos. Con ella no habrá excusas para más secuestros y los que lo hagan serán catalogados sin duda alguna como delincuentes por todos.

Con la alegría de ayer, y como decimos en guaraní, ikatu kuri, ikatu jevyta. Y el lograrlo es la mejor herencia que podemos dejar a nuestra mayoritaria juventud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada