jueves, 7 de enero de 2010

EL LUCRATIVO NEGOCIO DE VENDER DROGA


No lo denuncio porque sea lucrativo sino porque está destrozando a nuestra juventud

En el atardecer y durante toda la noche, como hormigas se acercan personas, preferentemente jóvenes, a comprar su ración diaria. El vendedor da y recibe, da y recibe. En absoluta impunidad. La coima que pagan les asegura que no les molestarán. Y, casi siempre, cuando va a haber un operativo desde fuera, no se sabe cómo, pero algún policía le ha avisado a tiempo de modo que está limpio. Y cuando se los han llevado a Tacumbú, sus familiares siguen vendiendo y el narco barrial pronto vuelve.
El que la tiene más difícil es el adicto. Si su familia tiene plata o una casa con objetos, estos van desapareciendo día a día para ser malvendidos y comprar la dosis. Y cuando todo esto no existe, entonces el “robo nuestro de cada día” a los vecinos, con asaltos a transeúntes o comercios etc..etc.. Algún día lo agarran y comienzan las entradas y salidas y las coimas y él y su familia quedan destrozados.

Algunos quieren salir de este círculo de muerte convirtiéndose en nuevos narcos barriales. Así se enriquecen y tiene para su tomas de droga. Solamente que el territorio de cada narco se achica y aumenta la presión por aumentar los lugares de venta.

¿Quién sale perdiendo?.

¡Adivínelo¡

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada