lunes, 11 de enero de 2010

DETENER LA OFERTA O REDUCIR LA DEMANDA

Tratándose de la droga creo que las dos cosas son necesarias. Hacerles a los narcos más difícil su negocio y lograr que menos jóvenes se droguen.

Me alegro por eso cuando caen narcos y cuantos mayores mejor. Pero también me alegraría si me dijeran que menos jóvenes buscan la droga como lo más grande que hay.

El problema esta en decidirse sobre qué priorizar: detener la oferta o reducir la demanda. Personalmente me inclino por lo segundo, pero sin abandonar la otra.

Nuestra juventud mayoritariamente se droga porque está vacía, no tiene horizontes, sabe que su vida es inútil y que no va a encontrar trabajo en toda su vida, por lo que esta va a ser un peregrinaje en la miseria. Y, porque todo esto es inaguantable, siente la necesidad de huir, evadirse, borrarse y buscarse otra existencia aunque sepa que es no sólo pasajera sino también vacía.
Todo lo dicho se resume en la urgencia de crear fuentes de trabajo. Y si esto no lo logramos, en el campo de la droga como en el de la familia y en la de seguridad, como Nación y como personas fracasaremos inevitablemente.

Frenemos a los narcos y vendedores, pero, sobre todo, démosles horizontes de vida digna con una educación y un trabajo dignos a nuestros jóvenes. Y hasta ahora esto no se hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada