viernes, 8 de enero de 2010

DESDE SUECIA CON ESPERANZA


Graciela Burian es una señora paraguaya que vive en Suecia. Cuando el problema en el Poder Judicial me escribió lo siguiente:

“Quiero saludar a mi sufrido Pueblo paraguayo con este canto de los indígenas guaraníes, que lo encontré en la biblioteca pública escrito en sueco:

“Todas las borrascas que nos suceden son señales de que pronto se va a serenar el tiempo. Ya que no es posible que ni el Mal ni el Bien sean durables. Porque habiendo durado mucho el Mal, el Bien ya está más cerca”.

Y añade la Sra. Graciela: “Ojalá que este sea un canto de Esperanza para que el Cambio que nuestro País necesita se haga realidad”.

Está comenzando el nuevo año y es necesario cargar las pilas de Esperanza.. Pero, ¿dónde, cómo, cuando?.

Los creyentes necesitamos que echemos mano a nuestra Fe. La tenemos pero en ocasiones, está vacía de contenido y carente de compromiso. Fe que tiene que ser cualitativamente mística. O sea que nos introduzca en los grandes secretos de la Humanidad comenzando por el de un Dios que nos supera infinitamente, pero que, también, infinitamente nos está dando Esperanza en lo más interior de nuestra profundidad de seres humanos.

Así, después de tanto tiempo malo como soportamos, tenemos la Esperanza de que el tiempo bueno haya comenzado, por cierto que depende en su crecimiento de nuestras personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada